madres e hijas · resiliencia · vida

Divagaciones IV (¿He de amar menos a la vida?)

Recuerdo que cuando era pequeña en mi casa se recibía la revista Reader’s Digest y mi padre y mi madre la leían. En ocasiones, yo también. A principios de mi adolescencia recuerdo haber leído un artículo con el título: “¿He de amar menos a la vida?” Nunca he podido olvidar el relato de ese texto. Una madre contaba cómo había perdido a sus hijos y concluía diciendo que a pesar de ser el más terrible quebranto todavía amaba a la vida.

Ninguna pérdida supera el dolor de padres que sufren la muerte de algún hijo porque altera todo orden natural. (Algo así escuché decir a mi papá que enterró a varios de sus hijos y a mi abuela que ha pasado por lo mismo). Todos los seres humanos creemos que somos capaces de sobrellevar unas cosas y otras no, pero la vida nos sorprende con toda la ironía y la brutalidad posible.

Yo pensé y escribí un poema para mi madre (algo profético) titulado “Lo que creo insoportable”, en el que decía: […] Eras tan joven entonces y ahora envejeciste / y ni entonces ni ahora desplegaste tus alas. / Quisiera verte libre, / volar, / oírte reír. / ¡Pero jamás, jamás, quiero verte morir! / No obstante, mami murió frente a mis ojos. ¿Acaso puede ser más irónico y brutal? La realidad supera toda fantasía…

También escribí otro poema que se titula “Dile que no me mate” en el que plasmé otros pensamientos sobre la muerte como este: […] sin razón ni justicia / no siendo suficiente hoy he muerto otra vez / en el filo de una sentencia que se venía cumpliendo / y que he proclamado para sellar la tumba. / Se trataba de una muerte y una tumba metafórica, pero no menos real o dolorosa.

Lo que conocemos de la vida son solo fragmentos por eso es tan difícil comprenderla, por eso estamos propensos a errar tanto. Después de la experiencia de perder a mis papás, casi al unísono, pensé que podría sobrellevar cualquier cosa porque nada podría ser más desgarrador que esa orfandad y mi propia “muerte”, pero nació mi hija como un milagro, como un desafío ante leyes y prejuicios. Sin embargo, no es más que otro fragmento del misterio de la existencia humana. Entonces supe que otra vez estaría vulnerable, porque cualquier daño que ella sufriera lo sentiría también.

Cuando era adolescente estaba soportando un dolor emocional en silencio, muy calladamente. Pero mi padre lo intuía, lo sabía, y me dijo que lo que yo sufriera lo padecía él también.  En otra ocasión, ya siendo adulta, pasaba por otra situación tormentosa, de la que no hablaba y mi madre me dijo que si algo me pasaba se lo dijera y que ella me defendería de quien fuera. Esos fueron mis padres y yo aprendí de ellos que el amor hacia un hijo es incondicional y la lealtad, incuestionable, sagrada.

Ahora bien, como la vida es una caja de sorpresas, la vulnerabilidad tocó a mi puerta. Sin embargo, no me siento tan fuerte como aquella madre del relato de la revista, que ante el fallecimiento de sus hijos seguía amando a la vida. Hoy todo es un cuestionamiento ante nuevos fragmentos. Hoy honro el amor y la lealtad de mi padre y mi madre ante la desfachatez del egoísmo y la traición de quien no sabe amar, mucho menos honrar.

¿He de amar menos a la vida? (…) No debería juzgar para poder ser Una con el Todo, pero hoy he dejado de crecer porque he sacado conclusiones de fragmentos. No obstante, puedo permitirme un momento de equivocación, de burda humanidad y escaso entendimiento. Me ha costado mucho encontrar el equilibrio, la paz, la felicidad. Sin embargo, estoy presta a ser guiada, me sacaron del camino, pero no de la carrera. Le demostraré a mi hija de qué estamos hechas. Juntas, ante la alegría y el quebranto, amaremos a la vida. Encontraremos motivos.

Cortesía Pixabay
conflictos · etapas · madres e hijas · preadolescencia

DETRÁS DE MÍ, SOY LA PRIMERA EN LA FILA

Según nuestras hijas crecen la relación entre madre e hija va cambiando. Los primeros años son tan apegadas a una que pueden ser algo empalagosas. No obstante, cuando asoma la preadolescencia no desean estar tan cerca de mamá. Ya no te ven tan linda, ni tan joven, ni tan amigable. Y por supuesto, dejas de tener la razón. Mas bien comienzan las críticas: “Esa ropa no te queda bien, ya estás vieja para eso, no tienes sentido del humor, tú no sabes, Mamá…” Ahora que mi hija está en esta etapa pienso en cuán insoportable pude ser. Es decir, la historia se repite, aunque con algunas variantes.

Se dan situaciones tolerables, pero otras no tanto. Especialmente cuando parece que nuestras hijas nos detestan. Algunas madres son capaces de sobrellevar estos cambios con humor y estoicismo, pero otras somos más sensibles y sufrimos por ello. Muchas veces nuestras hijas idolatran la figura del padre mientras nos ven como la regañona de la casa. Llega esa etapa en que no valoran todo lo que hacemos por ellas y viven en una fantasía con su papá, independientemente de que este viva o no bajo el mismo techo.

Irónicamente los expertos en el tema opinan que los enfrentamientos entre madre e hija ocurren, precisamente, porque es la relación más cercana que existe. Según explican esto sucede porque las niñas, cuando entran en la preadolescencia, buscan alejarse de los modelos de su niñez para encontrar su propia identidad y su camino. Por eso comienzan a reclamar espacio personal, dejan de estar receptivas ante nuestro afecto, la comunicación comienza a mermar y empiezan los conflictos.

Me ocurre justo en estos momentos. Mi hija quiere estar sola haciendo sus cosas como ver televisión, escuchar música o jugar con sus aplicaciones tecnológicas. Si le pregunto: “¿Vemos algo juntas?” me responde con un “estoy ocupada” o “quiero seguir viendo mis videos”. Si le voy a dar un beso o un abrazo, me rechaza. “Me los das cuando esté dormida”, se ha atrevido a decirme. Nuestras conversaciones cada vez son menos o mucho más breves y superficiales. Es una etapa dura, por lo menos para mí. Algunas veces lo manejo con aparente indiferencia, pero en la mayoría de las ocasiones se me estruja el corazón.

¿Qué hacer? De acuerdo con los expertos en el tema, si nuestros hijos no nos dejan acariciarlos como cuando eran niños, debemos, entonces:

  • manifestar nuestro amor con las acciones.
  • darles espacio sin volvernos demasiado permisivos.
  • promover los valores de equidad y solidaridad con nuestro ejemplo.
  • reconocer nuestros errores y exaltar sus virtudes.
  • apoyarlos y alentarlos a perseguir sus metas.

Por otro lado, recomiendan que, en la relación de madre e hija, sigamos siendo las mamás, no sus amigas. Lo que tiene mucho sentido porque las amigas de nuestras hijas son las chicas de su edad. Nosotras somos la figura de autoridad. Podemos ser cercanas y comprensivas, pero sin perder el rol que nos corresponde y que nuestras hijas necesitan cococer.

Otro consejo es proyectar que estamos bien. A veces es muy difícil si nos volvemos muy sensibles o si la adolescencia coincide con la menopausia, ya que son las dos etapas más difíciles en la vida de una mujer. ¡Demasiadas alteraciones hormonales a la vez! En este caso hay que procurar toda la ayuda posible para que tanto las madres como las hijas estemos bien y logremos manejar el sube y baja emocional.

Por último, pase lo que pase, las madres tenemos la responsabilidad de mantener la disciplina y las normas del hogar. Por más rebeldes que se vuelvan nuestras hijas necesitan nuestras referencias para saber cómo proceder. Es una etapa dura, muy dura. Como dice el refrán: “A Dios que reparta suerte” y detrás de mí que soy la primera en la fila.

P. D. Imágenes cortesía de Pixabay

comunicación · madres e hijas · preadolescencia

PREADOLESCENCIA… UN DÍA A LA VEZ

Seguramente si tienes una hija preadolescente has comenzado a sentirla lejos, como me pasa a mí. Para una madre que no ha hecho otra cosa más que cuidarla y velar por su bienestar, es un momento duro. No obstante, según los expertos y las madres que ya han pasado por esto, es un proceso natural. A veces siento que vivo con una extraña, que solo compartimos el techo y tropezamos en algunos espacios, pero que cada una anda en lo suyo y ocupa una habitación, sola. Quizá influye el momento histórico que estamos viviendo, encerrados en el hogar. Pero, en definitiva, es una etapa más, un nuevo reto de la crianza.

Menos mal que existen las amigas que ya han pasado por eso, que existen los libros y una fuente inagotable de información a través de Internet. De lo contrario, estaría dando palos a ciegas. Cuando nuestra hija y nosotras giramos para el mismo lado, se siente bien, es como conducir un auto súper alineado. No obstante, cuando una gira hacia la derecha y la otra hacia la izquierda, parece que conducimos un carro desalineado y con una llanta media vacía. ¡Ah, pero como madre y conductora de ese vehículo, no podemos perder el control!

Mis amigas que son madres saben que las llamo cuando me encuentro en una nueva encrucijada de la maternidad. Sus palabras son luz y sus experiencias las páginas del libro que escribo diariamente. Porque el viejo dicho dice que no existe un manual para criar, pero cada hijo que una madre ha sacado adelante es una historia de éxito. Así lo creo.

El inicio de la preadolescencia en pleno auge del distanciamiento social es una soberana mierda porque es el momento en el que más necesitan socializar. Debemos entender que en esta etapa nuestros hijos no nos odian ni pretenden herirnos, solo necesitan explorar y experimentar… y no con una. Es natural. Su anhelo es tener un entorno social amplio, crear sus círculos sociales, elegir a sus amigos bajo sus propios criterios, desarrollar su pensamiento crítico, discernir entre el bien y el mal, encontrar su propósito en el mundo.

¿Qué hacemos entonces? Los estudios y la experiencia (que es más fidedigna aún) recomiendan que les demos espacio para explorar. Darles espacio no solo es un acto de confianza, también provocará que confíen más en nosotras y que no quieran huir. Tengamos fe.

Además, nos aconsejan a abrirnos ante ellos conversando sobre nuestras cosas, nuestras opiniones, nuestros sentimientos. No lo había considerado. Por el contrario, pensaba que mantenerla lejos de las situaciones de adultos evitaría que tuviera otras preocupaciones. Sin embargo, los expertos señalan que si nuestros hijos perciben que compartimos con ellos lo que nos importa, igualmente prestaremos atención a lo que ellos tengan que decir. Me parece que tiene sentido y lo voy a intentar. Debemos mostrarnos humanas y dejar de pensar que siempre tienen que vernos como heroínas invencibles.

Por otro lado, hay una recomendación importantísima que tenemos que encarar. Se trata de mantener el control, de modo que no duden de que seguimos siendo la figura de autoridad en el hogar. Recordemos que nuestros hijos seguirán creciendo y tendrán que lidiar con distintas personas y aprender a negociar aquello en lo que no estén de acuerdo. Y para esto necesitan nuestra dirección.

En fin, un día a la vez…Aceptemos los retos de la preadolescencia en lugar de intentar controlarlo todo y pretender que nuestros hijos sean lo que no desean ser. Seamos facilitadoras de la etapa de autoconocimiento en la que están. Aun si implica que se alejen un poco porque el secreto es mantenernos cerca, sin hacer ruido, pero estar alertas.

P. D. Imágenes cortesía de Pixabay

cambios · madres e hijas · preadolescencia

Ni niña ni adolescente

Cuando llega esa etapa en la que nuestra hija no es ni niña ni adolescente, ¡que difícil es! Los cambios hormonales causan vaivenes en su humor, emociones y estado de ánimo. Y, ¿por qué no decirlo? Hay días en que la convivencia es insoportable. Mi hija y yo estamos pasando por esto y es bastante abrumador y exhaustivo. Los cambios físicos son visibles, pero los cognitivos y los de conducta son algo más inciertos.

¿Cómo lidiar con estas transformaciones? Los estudiosos recomiendan que fortalezcamos los lazos afectivos de la infancia porque necesitan la misma atención y el mismo amor que cuando eran pequeños. No obstante, lograrlo es todo un reto porque muchas veces no quieren ni que los toquemos… Pero insistamos.

También aconsejan que los apoyemos para que sientan que pueden contar con nosotros. Esto también es difícil porque ellos creen saberlo todo. Sin embargo, nos toca reforzar su identidad para impulsar la confianza en ellos mismos.

Comprendo que mi hija está intentando darle sentido al mundo mientras su cerebro pasa por una fase de algo así como una remodelación, pero es frustrante. A veces me quiere a su lado y otras, no desea ni verme. Como está en pleno proceso de su maduración emocional, sé que no debo asustarme, y aunque a veces, me cueste, debo tener más paciencia. 

En esta etapa enfrentamos la necesidad que muestran de tener más espacio para su intimidad. Se vuelven más reservadas, comienzan a tapar su desnudez, cierran la puerta de la habitación, etc. Por eso es tan importante mantener una buena comunicación, hablar libremente de temas como la sexualidad, el conocimiento y respeto por su propio cuerpo, entre otros temas.

Otra de las cosas con las que debemos lidiar son sus amistades. Las niñas se enojan unas con otras, se contentan, se vuelven a enojar y otra vez son amigas. Es un drama interminable y agotador. Esos chismes las hacen llorar de rabia y de sentimentalismo. Y estar ahí diciéndoles que todo pasará se vuelve insuficiente. Pero insistamos, en efecto, pasará.

¿Y qué me dicen de marcar límites? Odian los límites y cada vez que los planteamos sus caras largas son poca cosa ante la idea de todo lo que piensan en ese momento y que, por supuesto, callan.

Como estoy pasando por esto puedo decirles que no solo hay que respirar profundo una vez, sino otra, otra y otra. Somos madres, pero somos humanas, así que no siempre seremos comprensivas. Y no debemos juzgarnos tan duramente como lo hacemos, cada vez que fallamos. La vida es un aprendizaje. Volvamos a empezar.

P. D. Imágenes cortesía de Pixabay