cuarentena·flexibilizar·hijas e hijos·Jefas de hogar

50 DÍAS Y CONTANDO

Hace 50 días que mi hija y yo no salimos a la calle. Las primeras dos semanas de esta cuarentena fueron una mezcla de estricto rigor de limpieza, incertidumbre y esperanza de que fueran solo 15 días. No bien anunciaron la extensión, por de semanas más, se activó mi botón de máxima alerta.

Tengo una hija que ha padecido de asma y aunque en los últimos años ha sufrido muy pocos episodios de la condición, saber que la COVID-19 es un virus que causa infecciones respiratorias, es sumamente preocupante para mí. Ante la inminente extensión de la cuarentena y el peligro de la pandemia, activé mis redes de apoyo y me suplí de los medicamentos para tratar, en casa, el padecimiento de mi hija, en caso de ser necesario. Ya que ir a un hospital, en estos momentos, supondría más riesgos.

Como madre soltera salir a buscar provisiones añadía una complicación más (a las ya existentes) porque mi hija es menor y no se puede quedar sola. Así que el universo nos proveyó un ángel guardián que se ha encargado de traernos los alimentos y los medicamentos que hemos necesitado. Por esta parte no hemos sufrido y he podido mantener a mi hija fuera de peligro. No obstante, tengo en mis pensamientos a todas las familias monoparentales que tienen que salir a la calle a buscar sus provisiones y exponerse cada día. En situaciones como esta, te das cuenta de que tus hijos solo te tienen a ti y tienes que seguir intacta por, y para ellos.

Los seres humanos tenemos la capacidad de adaptarnos a nuevas rutinas y eso hemos hecho. Sin embargo, de entre la aparente calma aflora el desasosiego. A veces es silente como cuando lloras y crees que es por lo que estás viendo en la televisión, pero se trata de ti… En ocasiones hace un poco más de ruido como cuando sientes palpitaciones y todo tu sistema se altera… Nos pasa a los adultos y también a los niños. El abrupto cambio de rutina y el distanciamiento social pasa factura. Lo que más extraño es poder caminar al aire libre y estar cerca del mar, aunque sea para verlo. Mi hija, por su parte, extraña a su abuela con quien solía compartir frecuentemente.

Ahora que el Gobierno ha comenzado a flexibilizar las medidas restrictivas, supone un nuevo reto para las familias. Tenemos que empezar a adquirir confianza sin dejar a un lado las medidas de protección. Tengo que atreverme a salir con mi hija porque para mantener la salud física y mental hay que dejar estas cuatro paredes. Cuando le anuncié a mi niña que pronto saldríamos me dijo que no, que ya se había acostumbrado a estar en la casa. Eso lejos de ser confortante me resultó inquietante.

Cuando sufrimos los estragos del huracán María y la falta de electricidad, los niños volvieron a salir al patio y a los viejos juegos físicos en ausencia de la tecnología. Ahora, ante esta pandemia, ha sido lo contrario. Los niños se han quedado encerrados y pegados todo el día a la tecnología y alejarlos de ella supone un nuevo desafío. Preocupante. Nos toca ser persuasivos y empezar a retomar las actividades que requieran movimiento físico y un poco de aire libre. Lentamente, pero con paso firme porque la salud física y mental está en juego.

Las familias puertorriqueñas hemos vivido varias crisis seguidas: el huracán María (cuyas pérdidas no hemos superado del todo), escándalos gubernamentales y tres gobernadores en un año, terremotos y réplicas frecuentes, la pandemia que nos ha llevado a una cuarentena (de más de cuarenta días), a un toque de queda, a la reducción de salarios y hasta al desempleo, entre muchas otras cosas. ¡Coño esta raza es brava cuando aún sigue en pie! ¡Joder somos un vivo ejemplo de la resiliencia!

Como jefa de hogar he tenido muchos desafíos durante estos 10 años de vida de mi hija, pero como los de 2020, ninguno. Y en esta lucha no me siento sola, porque la hemos padecido todos. Nunca mi instinto de conservación y de protección se había agudizado tanto. Nunca me había sentido tan responsable de mi familia. Y nunca había agradecido tanto ver el sol cada día. Tú, yo, nosotros… tenemos que empezar a flexibilizar, nos toca sobrevivir para poder contarlo.

P. D. Imágenes cortesía de Pixabay


 

emociones·hijos·Jefas de hogar·preadolescencia

¡QUÉ VERGÜENZA! Cambios emocionales en la preadolescencia

¡Qué vergüenza! ¡Fo, qué asco! Si tienes hijos preadolescentes es posible que estés escuchando expresiones como estas. Es que en esta etapa no solo surgen cambios físicos, también, emocionales. Uno de los más característicos es el exceso de pudor. Todo les da vergüenza: temen hacer el ridículo, les da pavor su cuerpo y hasta recibir expresiones afectivas frente a sus amigos.

Comienzan a alejarse y a pasar más tiempo solos. Esa etapa en la que siempre andaban pegados a nosotras se convierte en un recuerdo y a veces hasta en un anhelo. Quieren ver la televisión solos porque están interesados en otros programas al mismo tiempo que se “enganchan” con la tecnología. Ya la presencia de Mami no es tan importante y crece su sentido de independencia. Es natural, debemos darle su espacio.

En este periodo comienzan a imitar a la gente que admiran, que por supuesto, son chicos más o menos de su edad, esos que siguen en las redes sociales, sus nuevos héroes. Quieren vestir como ellos, pensar como ellos, hablar como ellos… Para seguir formando parte de la vida de nuestros preadolescentes no podemos competir, tenemos que usar estrategias, ser sus aliados. De lo contrario, nos alejamos y eso no es lo que deseamos.

Otro cambio notable surge con el humor. Están contentos y están tristes en un abrir y cerrar de ojos. Además, se ruborizan o se irritan con mucha facilidad. Parecen una montaña rusa emocional. ¡Y se aburren con tanta habilidad que desesperan!

Ante esta realidad debemos acoplarnos proactivamente. Las madres solemos sentir nostalgia ante la perdida de la infancia de nuestros hijos en la que éramos el centro de atención. No obstante, se trata de una etapa más. No podemos resentirnos, por el contrario, agradezcamos que siguen desarrollándose con naturalidad.

Podemos crear nuevas rutinas para mantener el contacto con ellos. Por ejemplo, comer juntos y conversar en ese rato. Mostrarles nuestro cariño de forma sutil para que no sientan vergüenza. Mantenernos actualizadas y conocer las cosas que les gustan en este nuevo periodo. Asimismo, podemos relacionarnos con sus amigos y mostrar interés por las cosas que nos cuentan. Practicar algún pasatiempo con ellos para mantener la cercanía. Y permitirles lograr su éxito o experimentar el fracaso, como parte natural de su desarrollo. ¡Ya no tenemos bebés, pero aún tenemos hijos!

P. D. Imagen cortesía de Pixabay.

dinero extra·Jefas de hogar·nuevos proyectos·reinventar

¿REINVENTARSE O QUEJARSE?

Las personas solemos quejarnos mucho de las cosas que no nos gustan, de los planes que se estropean, de nuestras carencias y de un sinnúmero de cosas más. A menudo se nos olvida ser agradecidas. Las mujeres que somos jefas de hogar tenemos muchas responsabilidades y mantener la casa es un reto del que solemos quejarnos. Una de las cargas más pesadas, en este particular, es poder cubrir todos los gastos económicos solas. La tarifa del agua y la luz aumentan, la comida encarece y cuando vienes a ver las cuentas no te cuadran porque el costo de la vida aumenta mientras tu sueldo sigue igual. ¿A cuántas les ha pasado?

Entonces empezamos a quejarnos de la corrupción del Gobierno, de las agencias que nos emplean y no nos suben el sueldo, de los padres que incumplen con la pensión alimentaria, etc. Esta frustración nos causa ansiedad y mal humor, lo que provoca que fallemos en nuestra tarea de ser buenas madres y en tantas otras también. Así llega el momento en el que debemos preguntarnos si nos reinventamos o nos seguimos quejando.

Como nuevo

Opto por reinventarnos. ¿Y eso que significa? Buscar nuevas formas de ganar dinero. Somos mujeres poderosas y talentosas. Seguro hay más de una cosa que podemos hacer. Tengo amigas que ganan dinero extra vendiendo productos de belleza, artículos de segunda mano, arte y talleres de mejoramiento personal, entre otros.

Mi amiga Ivis, por ejemplo, es doctora en salud pública, ejerce su profesión, es madre, esposa y una mujer trabajadora que se reinventa. Recientemente comenzó el proyecto Como nuevo: ropa y artículos de segunda mano. Con esta iniciativa ayuda a personas a adquirir artículos óptimos a bajos precios y gana dinero extra. (Búscala en Instagram: Como­_nuevo.pr).

Mi amiga Kydian es otro modelo de reinvención. Ella, además de ejercer como asistente administrativa en una institución universitaria, es madre, esposa y como apasionada de la belleza gana dinero adicional promoviendo y vendiendo productos de salud y belleza de la línea Farmaci.  Con esta iniciativa ayuda a mujeres como tú y yo con servicios personalizados, de calidad y precios competitivos. (Búscala en Instagram: Farmasi by Kydian).

Farmasi by Kydian

Mi amiga Gilda es una mujer polifacética. Tiene un doctorado en historia, es madre y abuela, vive sola y ejerce como profesora universitaria. No obstante, también es una excelente artista y ofrece una variedad de bienes como: cuadros, prendas, tarjetas, talleres de arte, etc. De esta forma entrega su pasión y comparte su arte a la vez que gana dinero extra.  (Búscala en Instagram: Art and Soul Word).

Art and Soul Word

Yo, emulando a estas mujeres emprendedoras, he decidido seguir su ejemplo. Voy a sumar algo más a la lista de cosas que hago. Por eso he comenzado el nuevo proyecto de una tienda en línea con variedad de productos diseñados por #SolteraconComprmiso e inspirado en mujeres extraordinarias como ustedes. La idea es ofrecer una serie de artículos con frases de empoderamiento femenino a raíz del libro Soltera con Compromiso y mi segmento de radio en el Happy Hour de Fidelity, en el que comparto experiencias, información educativa de interés y recomendaciones para afrontar la ardua tarea y las aventuras de una familia monoparental.

Creo que parte de la solidaridad y el empoderamiento femenino consiste en apoyar, de todas las formas posibles, a mujeres que en lugar de quejarse se han reinventado. Mujeres que han puesto en marcha nuevas iniciativas de negocios que ofrecen servicios y tienen la finalidad de generar un ingreso adicional para el bienestar familiar. ¡Vamos a apoyarnos!

P. D. http://zazzle.com/store/solteraconcompromiso