abuso sexual·comunicación·hijos·madres·protección

PREVENIR ES PROTEGER

Una de las constantes preocupaciones que tenemos las madres es proteger a nuestros hijos de posibles abusos sexuales. No hay una fórmula infalible, pero prevenir es proteger. Los especialistas en esta área tienen buenas recomendaciones para nosotras. Una de ellas es mantenernos involucradas en la vida de nuestros hijos. Es importante que mostremos interés en sus vidas cotidianas conversando con ellos sobre cómo les fue en el día y con cuáles personas compartieron. Si no conocemos a los niños y adultos que comparten con ellos cuando están en la escuela o en otros lugares, debemos procurar conocerlos y hablar con nuestros hijos sobre ellos. También es nuestra responsabilidad escoger cuidadosamente a las personas que cuidarán de nuestros críos, conocerlos y mantener una buena comunicación con ellos.

Otra recomendación es hablar sobre los incidentes de violencia sexual que se divulguen en los medios noticiosos. De esta forma, podemos preguntarles a nuestros niños qué saben de este particular, prevenirlos sobre el asunto y motivarles a conversar sobre el tema, de modo que se sientan en confianza y puedan compartir con nosotras cualquier inquietud sobre ellos u otro niño que conozcan. Si nuestros hijos saben que su voz será escuchada y tomada en serio, sentirán la confianza de hablar valientemente cuando algo no esté bien.

Debemos enseñarles a los pequeños que hay límites. Que nadie tiene derecho de tocarlos ni hacerlos sentir incómodos y que ellos tampoco pueden hacerle esto a otros niños o a cualquier otra persona. Es necesario que les enseñemos a hablar sobre su cuerpo y que los orientemos sobre los cambios que experimentarán. Tenemos que hacerles saber que pueden hablar con nosotras sobre cualquier cosa que les preocupe o les incomode, de su cuerpo. De igual manera, hacerles claro que hablar no los meterá en problemas, ya que algunos perpetradores usan esta amenaza para que los menores no hablen.

Prevenir es proteger. Démosle la confianza necesaria para que se sientan libres de hablarnos sobre cualquier cosa. Tratándose de ellos, ningún tema es trivial. Si la conversación no es suficiente estemos atentos a las señales. Próximamente hablaremos sobre los indicadores de abuso sexual infantil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s